Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 3 de agosto de 2015

De alguna manera #JusticiaParaNadiaVera #Justicia5Narvarte #JusticiaParaRubén


De alguna manera vecina, vivía en la misma colonia que yo pero a varias cuadras de distancia.
De alguna manera colega, aunque no social, también soy antropóloga;
De alguna manera paisana, dicen las redes sociales que nació en el mismo lugar donde nació mi padre;
De alguna manera contemporánea, pues tenía un año o algunos meses más que yo;
De alguna manera compañera, quizá más de una vez anduve por los caminos de su causa;
De alguna manera en la misma realidad, ella en su trinchera combatiente, yo en mi búnker, normalmente sin luchar...
Hasta hoy no sabía quién era Nadia, y su muerte me pesa e indigna como si fuera la de alguien a quien conozco. Quizá se deba a que, de alguna manera, no me es desconocida. La reconozco en mí, en mis compañeros, en mis amigos, en toda la gente que sé que lucha y en aquella por la que yo debería luchar y no lucho. 
Sí, su muerte y la de los otros cuatro me duele como me dolieron los 43 de Ayotzinapa, los de Ostula, los de Tlatlaya, pero no se puede negar el shock de la cercanía. Ayotzinapa, Tlatlaya y Ostula están lejos de casa, la Narvarte es mi casa y es la triste prueba fehaciente de que no puedo cerrar los ojos y consolarme cuando tengo miedo pensando en silencio que esas cosas nunca pasan por aquí. Nadie que se asuma con conciencia puede cerrar los ojos y callar. ¿Cuánta sangre más?
De Tlatlaya, Ayotzinapa, Ostula y Narvarte es la misma sangre guerrera derramada y la misma mano putrefacta la que jaló el gatillo. Fue la mano del estado descompuesto. 
Ahora, ¿cuál será la excusa de ese ente vil? ¿Sembrarán drogas y armas en el departamento narvarteño? ¿Dirán que fue un "simple robo"?  ¿Hablarán de comportamientos "indecentes" que hará resumir la opinión de la gente en un estúpido "se lo buscaron"? ¿Silenciarán todo como al parecer silenciaron las armas y a los vecinos?
La voz de la indignación no puede ser ya nada más de los activistas, el país entero necesita el grito unísono de la población clamando por justicia.

No hay comentarios: